5 problemas comunes en la Zona V

5 problemas comunes en la Zona V

La Zona V, al igual que cualquier otra área del cuerpo, requiere una rutina de cuidado especial, sobre todo porque tiene características que la vuelven muy sensible. Parte de ese buen cuidado íntimo, es saber identificar cuándo algo no va bien. A continuación te mencionamos cuáles son los problemas más comunes que pueden afectarla.

Mal olor

Aunque es normal que esta área tenga una esencia particular, un cambio en el olor puede ser indicador de una infección vaginal, o incluso de una enfermedad de transmisión sexual. Las infecciones por hongos son las más comunes, ya que normalmente se producen por una higiene poco adecuada o por descuidos que provocan condiciones poco higiénicas, como usar ropa interior de material sintético.

Conoce más sobre este tema aquí.

Granitos o bultos

Los granitos pueden aparecer en los labios de tu Zona V, en su entrada o incluso en su interior. Si después de un par de días no desaparecen y por el contrario la sensación de incomodidad va en aumento, también pueden indicar una infección, en cuyo caso es indispensable consultar a un médico.

Conoce más sobre cómo tratarlos aquí.

Comezón

Una sensación de picazón o comezón persistente también es indicador de que hay un problema que debe ser atendido. Ya que puede ser provocada por afecciones cutáneas, reacciones alérgicas hasta infecciones vaginales.

Conoce más sobre este síntoma aquí.

Resequedad

Este síntoma puede ser causado por factores como alergias, la lactancia o el uso de ciertos productos (por ejemplo, las duchas vaginales). Ocurre cuando hay un descenso en los niveles de estrógeno, que es la hormona encargada de mantener lubricado el interior de la Zona V, y aunque es muy común, si no se trata adecuadamente puede provocar problemas más serios, como lesiones.

Conoce más al respecto aquí.

Flujo excesivo

Aunque la Zona V produce secreciones para mantenerse sana y son completamente naturales, la humedad excesiva puede ser indicador de un problema. ¿Por qué?, porque la Zona V produce más flujo como mecanismo de defensa contra la proliferación de bacterias.

Conoce más sobre esta característica aquí.

Aunque no todos los problemas que se originan en la Zona V pueden ser evitados, estar atenta a cualquier cambio te ayudará a detectarlos y tratarlos oportunamente.

Comparte
Pregúntale a la Experta