ABC del cuidado íntimo

ABC del cuidado íntimo

Conoce todo lo que necesitas saber sobre cuidado íntimo, desde los productos qué puedes usar para tu rutina de higiene íntima hasta las afecciones que pueden comprometer tu Zona V, sólo da clic sobre la letra del término que estés buscando.

También te recomendamos agregar esta página a tus Favoritos, porque poco a poco iremos agregando nuevos términos.

¿Tienes alguna duda sobre cuidado íntimo y no encuentras la información que necesitas? Escríbele a nuestra experta o envíanos un mensaje privado en Facebook.

A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y  Z

A

 

Absceso: Es la acumulación de líquido en un tejido. En el caso de tu Zona V, pueden originarse en las glándulas que se encuentran a cada lado de su abertura, lo que se conoce como Bartolinitis. Consulta sus síntomas y tratamiento aquí.

Alérgenos: Son aquellas sustancias o componentes que pueden provocar una respuesta alérgica en tu Zona V. Por ejemplo, fragancias, aceites, látex o algunas telas.

B

 

Bartolinitis: Es la inflamación de las glándulas de Bartolino, que se encuentran a cada lado de la entrada de la Zona V. Conoce sus síntomas y tratamiento.

C

 

Candidiasis: Es una infección vaginal provocada por la bacteria Candida albicans, también conocida como levadura. Aunque está presente de forma natural en la Zona V, en algunas situaciones puede aumentar su nivel, lo que provoca la infección.

Colposcopia: Una colposcopia es un estudio que se usa para detectar células anormales en el cérvix, el cuello del útero y en las áreas cercanas a este. Se realiza con un colposcopio, que es un instrumento similar a unos binoculares con luz, montado en una base.

Comezón: Es un malestar que puede ser causado por diferentes factores como la depilación, una alergia o infecciones vaginales. Conoce más sobre este síntoma.

Cultivo vaginal: También se conoce como cultivo endocervical. En este procedimiento el médico usa una varilla o hisopo para sacar muestras del interior de la Zona V, auxiliándose con un espéculo para mantener el área abierta y facilitar la exploración. Entre la muestra se encuentran células y secreciones como el moco cervical, que se envían a un laboratorio para identificar una infección.

D

 

Dermatitis vulvar: Se refiere a una afección en la piel de esta zona, caracterizada por piel seca o picor, que en casos más graves también puede presentar síntomas como sarpullido e inflamación.

Existe tanto dermatitis irritativa, que aparece por la exposición a sustancias irritantes, o dermatitis alérgica, provocado por un alérgeno al que la persona afectada ya está previamente sensibilizada.

Depilación: Es el proceso para la eliminación del vello de esta zona. Es importante, antes de decidir si realizarla o no, conocer que el vello púbico tiene algunas funciones específicas para la salud de la Zona V, además de otros factores que aquí te mencionamos.

Ducha vaginal: Es un método que consiste en lavar la Zona V de manera interna, usando una solución especial. Conoce más sobre este método y sus implicaciones.

E

 

Embarazo: Durante esta etapa, la zona íntima experimenta diferentes cambios, por lo que es importante cuidarla con productos que respeten sus características. Conoce cómo seguir una rutina de higiene íntima durante el embarazo.

Flora Vaginal: Se refiere al concentrado de bacterias que viven de forma natural en la región vaginal. Es uno de los componentes que contribuyen a protegerla.

Enfermedad inflamatoria pélvica: También conocida como EIP, por sus siglas, es una infección e inflamación de los órganos reproductivos como el útero y los ovarios. Conoce los factores qué pueden provocarla.

Enfermedades de Transmisión Sexual: También conocidas como ETS, por sus siglas, son infecciones transmitidas por medio de contacto sexual. La sintomatología y efectos pueden variar en cada una.

Examen pélvico: Es una prueba que incluye la exploración de los genitales así como de los órganos femeninos internos, para buscar signos de infecciones u otras enfermedades. Puede incluir también el Papanicolau, que consiste en la extracción de algunas células del cérvix, el cuello uterino.

F

 

Foliculitis: Es la irritación e inflamación de los folículos pilosos, que viene acompañada de síntomas como erupciones en la piel y escozor. Puede ocurrir como resultado de la depilación del vello de esta zona.

Flujo: De acuerdo a la etapa del ciclo menstrual, la Zona V produce una secreción para mantenerse sana. Es una combinación de sustancias, entre ellas, fluido que se filtra a través de las paredes internas de la Zona V, mucosa cervical, fluido del útero, sudor y secreciones de la vulva, células viejas de las paredes internas de la Zona V y bacterias saludables. Conoce más sobre su apariencia y cómo detectar cuando algo no va bien.

G

 

Granitos: Estas lesiones pueden aparecer en los labios de tu Zona V, en su entrada o incluso en su interior. Conoce aquí los factores que los provocan y cómo prevenirlos.

H

 

Hidratación: Beber suficiente agua contribuye a mantener lubricada la Zona V y regula su pH para prevenir olores desagradables.

Higiene: Seguir una rutina diaria de higiene íntima, con productos que respeten las características de la Zona V, es esencial para mantenerla sana, aunque tampoco debe ser excesiva. Conoce aquí cuáles son los elementos que debes incluir como parte de tu rutina de cuidado íntimo.

Humedad: El flujo producido por la Zona V puede provocar una sensación de humedad, pero en algunos casos puede ser abundante. Conoce cuáles son los focos rojos a los que debes permanecer atenta.

I

 

Irritantes: Son sustancias que al entrar en contacto con la piel de tu Zona V provocan irritación. Por ejemplo, suavizantes de telas, detergentes y secreciones corporales. Conoce más sobre la Dermatitis de Contacto Irritante.

Infección vaginal: Cuando la defensa natural de la Zona V se ve afectada o pierde su balance, se pueden producir afecciones con una sintomatología muy variada. Conoce más sobre la importancia de detectarlas.

J

 

Jabón íntimo: Es un jabón especial para la limpieza externa de la Zona V, formulado con ingredientes que contribuyen a mantener su balance natural. Conoce cuáles son sus beneficios y características.

Jabón en barra: Es un producto de limpieza usado en el baño pero cuyas características pueden ser agresivas al entrar en contacto con la piel de la Zona V. Conoce más sobre los riesgos de usarlo como parte de tu rutina de limpieza íntima.

K

 

Kegel: Son una serie de ejercicios para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Consisten en apretar los músculos de esta zona simulando el contener la orina y luego soltando, se deben realizar 15 repeticiones diarias.

L

 

Lactobacilos: Forman parte de la flora natural de la Zona V y son consideradas bacterias positivas, porque actúan como defensores para inhibir el desarrollo de bacterias dañinas. Conoce más sobre los componentes que intervienen en la salud de tu Zona V.

Limpieza: La piel de la Zona V es muy sensible, por lo que además de limpiarla con productos específicos, también es importante saber cómo hacerlo. Conoce más aquí.

M

 

Miomas uterinos: También conocidos como fibromas, son crecimientos formados en y alrededor de la pared del útero por células musculares y otros tejidos. Conoce más sobre sus síntomas y formas de diagnóstico.

O

 

Olor: Al igual que el resto del cuerpo, la Zona V también tiene una esencia propia y es completamente normal, pero hay ciertos olores que pueden indicar que existe una infección. Conoce lo que es natural y lo que representa una alerta.

P

 

Papanicolaou: Durante esta prueba, se abren las paredes de la Zona V con ayuda de un espéculo y se extraen células del cérvix, el cuello del útero, con una espátula o cepillo, que posteriormente se envían al laboratorio. Esto permite detectar alteraciones, antes de que se desarrolle el cáncer. Conoce más sobre la importancia de esta prueba.

pH: El pH (siglas de potencial de hidrógeno), es el nivel de acidez de una sustancia en una escala de 0 a 14, con los números más bajos representando mayor acidez. La Zona V debe ser ácida, para inhibir la proliferación de bacterias. Aquí te contamos más sobre los componentes que mantienen el balance de tu Zona V.

Piel: La piel de la Zona V es muy delgada, por lo que es más propensa a lastimarse. Conoce cómo cuidarla.

Pólipos endometriales: Son crecimientos benignos en la capa interna del útero, el endometrio, por lo que son muy vascularizados, es decir, están provistos de vasos sanguíneos. Conoce más sobre sus síntomas y tratamiento.

Protectores diarios: Son un producto de cuidado íntimo diario, para mantener la ropa interior libre de las secreciones producidas por la Zona V. Conoce todo sobre ellos.

Q

 

Quistes: Son bultos que se forman cuando algún conducto se obstruye, formando una cápsula de aire, pus u otra sustancia. Conoce cuáles son sus tipos y cómo se detectan.

R

 

Ropa interior: Es otro elemento básico del cuidado íntimo, pues para evitar que se acumule humedad es importante que permita que la piel respire adecuadamente. Es aconsejable que no sea muy ajustada y que al menos su puente sea de algodón. Conoce otras recomendaciones que debes tomar en cuenta al elegirla.

S

 

Sudor: Al igual que otras áreas del cuerpo, la piel de la Zona V también transpira y no únicamente como producto del calor, sino también por el estrés. Conoce más sobre este tema.

T

 

Toallitas húmedas: Son otro elemento de cuidado íntimo, que ayudan a eliminar la transpiración y los residuos de algunas secreciones de la Zona V. Conoce todos sus beneficios.

U

 

Ultrasonido: Es un estudio que mediante la producción de fotografías de las estructuras internas del cuerpo, ayuda a diagnosticar los problemas que afectan a los órganos como el útero y los ovarios.

Uso externo: El interior de tu Zona V tiene su propio mecanismo de limpieza, por lo que no es necesario usar productos de limpieza interna. Con los productos de cuidado externo es suficiente.

V

 

Vaginitis: También conocida como vulvovaginitis, es una inflamación o infección que puede afectar tanto la Zona V como su interior. Algunos de sus síntomas son dolor, secreciones anormales y mal olor.

Vaginosis bacteriana: Es una infección provocada por una combinación de bacterias, es decir, por una proliferación de bacterias malas. Es la más común en mujeres en edad reproductiva.

Vello: Ayuda a prevenir rozaduras, al evitar la fricción directa entre la piel y la ropa, contribuye a que la Zona V mantenga una temperatura cálida, lo que permite mantener la piel libre de bacterias, y evita que estas entren en la Zona V.

Y

 

Yogurt probiótico: Es rico en lactobacilos, las bacterias “buenas” que se encuentran de forma natural en la Zona V. Puede ser especialmente bueno consumirlo después de un tratamiento, pues hay ciertos medicamentos que matan a los lactobacilos.

Z

 

Zona V: Al hablar de cuidado íntimo, es normal que mencionemos esta área constantemente, pero por diferentes factores, es muy común que exista cierto desconocimiento acerca de las partes que la integran y su apariencia. Consulta este esquema.

Comparte
Pregúntale a la Experta