Características naturales de la Zona V

Características naturales de la Zona V

El cuidado de nuestra zona íntima es tan importante como el de cualquier otra parte del cuerpo, porque además de que tiene características muy particulares también es más sensible. A continuación te explicamos algunas situaciones que son completamente naturales de la Zona V y las que pueden representar una alerta.

Suda

Al igual que en el resto de tu cuerpo, la piel de tu Zona V también transpira y como en el caso de todas las áreas con vello, este sudor es producido por las glándulas sudoríparas apocrinas. Estas glándulas se activan tanto con el calor como con el estrés y cuando la transpiración entra en contacto con las bacterias presentes en la piel, produce un olor fuerte, sobre todo cuando acabas de ejercitarte. Conoce más al respecto.

Tiene su propio olor

Sí, la Zona V cuenta con una esencia particular que es muy diferente en cada chica y también cambia según la fase del ciclo menstrual, por ejemplo, durante el periodo puede ser metálica. Pero en algunos casos el olor, si viene acompañado por síntomas como comezón o un flujo de apariencia anormal, puede indicar una infección vaginal. Aquí te contamos un poquito más.

Tiene secreciones

La Zona V secreta flujo como parte de su proceso de autolimpieza, aunque su apariencia va cambiando conforme avanza el ciclo menstrual, tiene una coloración de transparente a blanca que al entrar en contacto con el aire se vuelve amarillenta y en ciertos casos puede ser muy abundante. Si su coloración cambia y viene acompañado de mal olor o comezón, es aconsejable consultar a un médico. Conoce más sobre este tema.

… y algunos granitos

Si ves algún bultito en los labios vaginales o en la piel de la vulva, es probable que sólo se trate de un granito o un folículo enterrado como consecuencia de un proceso de depilación. Pero si después de un par de días no desaparece, es mejor descartar que sea un síntoma de algún padecimiento por medio de una evaluación médica. Aquí te contamos otros factores que provocan su aparición.

También provoca comezón

El roce de la piel con algunos fluidos como el sudor, el flujo fisiológico que mencionábamos antes o el flujo menstrual puede provocar que sientas comezón, por eso es importante que además de tener una rutina diaria de cuidado íntimo también mantengas otros hábitos de higiene como cambiar tu toalla con la frecuencia necesaria. Si la comezón persiste o viene acompañada de otros síntomas, acude con tu médico. Conoce otras causas de este síntoma.

Resuelve todas tus dudas sobre la salud de tu Zona V con nuestro ABC de cuidado íntimo.

Comparte
Pregúntale a la Experta