¿Cómo salir bien en un examen?
   

Para cualquier estudiante los exámenes son algo inevitable, en lo que siempre debe salir bien para evitar consecuencias negativas en su formación.

Obviamente para sacar buenas calificaciones, lo mejor que puedes hacer es estudiar, pero también hay otras cosas que ayudan; por eso vamos a darte algunos consejos con los que podrás prepararte mejor y así obtener mejores resultados.

Siempre que sea posible, empieza a estudiar varios días antes del examen. Con una hora que te tomes diario para leer tus apuntes será suficiente, así el último día bastará con que repases un poco para recordarlo todo.

Crea una historia o algunas rimas con las cosas que tienes que aprender para memorizarlas. Si tienes que recordar listas largas de cosas o nombres, una buena técnica es inventar una palabra con las iniciales de cada una.

Evita desvelarte o irte de fiesta una noche antes del examen. Trata de dormir entre 6 y 8 horas seguidas para que en la prueba el cansancio no se convierta en una distracción.

Llega temprano a la escuela, así aprovecharás todo el tiempo que tengas disponible para la prueba.

Procura no hablar con tus compañeros antes de que el examen empiece, pues los nervios son contagiosos y su estado de ánimo podría afectar tu concentración.

Si estás un poco nerviosa realiza 10 respiraciones profundas. Para hacerlas coloca tu espalda recta y cuenta lentamente hasta 5 mientras inhalas y cuenta otros 5 al exhalar.

Si tienes tiempo suficiente, empieza leyendo el examen completo, así te darás una idea de que tan rápida debes ser y podrás decidir en qué orden contestar. Es recomendable que contestes primero las preguntas de las que conozcas la respuesta, y que dejes las difíciles para el final.

No te distraigas con otras cosas; evita estar pensando en algo diferente o estar viendo qué hacen los demás. Tampoco debes preocuparte si tus compañeros terminan el examen antes que tú, simplemente concéntrate en hacerlo lo mejor que puedas.

Antes de entregar el examen revisa todas tus respuestas, así podrás corregir los errorcitos que se te hayan ido por descuido o por las prisas.

Ojalá que este artículo te ayude de ahora en adelante a salir mejor en tus exámenes. Ten presente que las calificaciones no siempre reflejan cuánto has aprendido, así que si un día te va mal no te preocupes tanto, lo que realmente importa es que tengas los conocimientos que necesitas.

 
     
 

Comparte este artículo: Share on Facebook