Dudas comunes sobre los tampones

Dudas comunes sobre los tampones

Cuando tu periodo coincide con una escapada a la playa o un lugar que implica gran actividad física (como una pista de patinaje), puedes sentir que inmediatamente aparece una barrera entre ese momento de diversión que has estado planeando por tanto tiempo y tú. ¡Pero no tiene por que ser así! Los tampones son una opción que te puede mantener cómoda y protegida en esas situaciones.

Pero, ¿qué son? Los tampones son estructuras cilíndricas cuya función, al igual que las toallas sanitarias, es absorber el flujo durante tu periodo. Con la diferencia de que absorben el flujo antes de que haga contacto con el exterior, pues se colocan dentro de la Zona V.

Tienen 2 características principales

  • Modo de aplicación: Hay Saba Tampones con aplicador compacto y largo, pero ojo, el tampón por dentro es el mismo en las dos opciones. El aplicador está formado por 2 tubos de plástico suave y, como su nombre lo indica, te ayuda a colocar el tampón de una forma fácil y segura.

La diferencia entre las 2 opciones es que los compactos son mucho más fáciles de transportar, y lo único que necesitas hacer es jalar primero el tubo interno del aplicador para después empujarlo y que el tampón salga con facilidad

En este artículo te contamos un poco más sobre el funcionamiento de los Saba Tampones compactos.

  • Absorción: Los tampones también tienen diferentes niveles de absorción, por lo que puedes usarlos tanto si tu flujo es muy abundante como si es muy ligero. E incluso puedes alternarlos de acuerdo al día de tu periodo en el que te encuentres (pues en los primeros días puede ser más abundante y al final es más ligero).

Ahora, seguro has escuchado tantas historias sobre las experiencias de otras chicas con ellos que te surgen muchas dudas. Aquí te aclaramos las más comunes.

¿Hay una edad determinada para empezar a usarlos?

Los tampones pueden ser usados a cualquier edad porque, al igual que las toallas femeninas, su única función es absorber el flujo durante el periodo.

¿Son dañinos para el cuerpo?

Los tampones por sí solos no te causan infecciones y tampoco cambian las características de tu Zona V. Pero, como en todo lo relacionado con el cuidado íntimo, es importante que lo uses correctamente y con higiene.

La regla básica es cambiarlos cada 4 a 6 horas y, por ningún motivo, dejarlos más de 8 horas. Aquí te damos un poco más de información al respecto.

¿Son sólo para las chicas que ya no son vírgenes?

A menudo se asocia la pérdida de la virginidad con el rompimiento del himen, una membrana muy fina y que puede ser muy elástica, localizada a unos centímetros de la entrada de tu Zona V.

Lo cierto es que esta membrana tiene una o más perforaciones, conocidas como trabéculas, que son las que permiten la salida de la menstruación y otras secreciones. También es posible que se desgarre, o ya se haya desgarrado, por practicar algún deporte, por una lesión o por flujo menstrual muy abundante. Aquí te contamos más sobre este tema.

¿Bloquean el flujo menstrual?

Los tampones no son un método de bloqueo para el flujo, son una opción de cuidado que, al igual que las toallas femeninas, absorben la menstruación hasta el máximo de su capacidad. Cuando alcanzan este nivel, el flujo continua su salida por el canal de la Zona V.

Por ello es importante usar el nivel de absorción adecuado y cambiarlo con la frecuencia necesaria. En este artículo te damos más información. 

¿Al usarlos, permiten ir al baño de manera normal?

El tampón no impide que hagas del baño, porque son 2 procesos separados. Mientras que el tampón va colocado en el cavidad de la Zona V, la orina sale por la uretra.

Aquí te explicamos un poco más al respecto.

¿Se pueden perder dentro del cuerpo?

La cavidad de tu Zona V, que es donde se coloca el tampón, tiene una longitud de aproximadamente 7 centímetros y está conectada al útero por medio de su cuello, llamado cérvix. Esta entrada es tan pequeña que no hay manera de que el tampón pase a través de ella.

Conoce más sobre este tema.

¿Es muy difícil sacarlos?

Cada tampón tiene un cordón terminal que te ayuda a retirarlo, jalándolo en la misma dirección en la que lo colocaste. Para facilitar el proceso, es importante que estés relajada.

Y tranquila, si no logras sacarlo puedes intentar introduciendo tus dedos índice y pulgar para jalarlo desde la base o ir con tu ginecólogo. En esta guía puedes conocer un paso a paso de su colocación y los básicos para usarlos. 

¿Se salen al hacer ejercicio?

Sin importar los movimientos que realices, tu Zona V no tiene la fuerza para expulsar el tampón, además de que sus paredes ejercen una presión negativa sobre el que lo mantiene en su lugar.

Aquí te contamos más sobre este tema.

Cruza las barreras que te impiden sentirte #CómodaContigo. Y ante cualquier inquietud, consulta a tu ginecólogo.

Comparte
Pregúntale a la Experta