¿Es normal tener flujo?

¿Es normal tener flujo?

Es probable que hayas notado diferentes tipos de flujo durante tu ciclo, pero también es probable que no les hayas prestado mucha atención. Estas secreciones, dependiendo de su apariencia, te pueden indicar en qué etapa de tu ciclo menstrual te encuentras y si existe alguna condición que deba ser atendida.

Al igual que tu periodo, el propósito del flujo es crear un ambiente amigable para que existan las condiciones adecuadas en caso de que se produzca un embarazo, y que tu Zona V se mantenga saludable.

Estas secreciones son producidas por las glándulas en el cuello de tu útero, llamado cérvix, y se desencadenan como respuesta a los niveles hormonales en tu cuerpo. A continuación te describimos cada uno.

  • Días secos: Se producen después de que termina tu periodo, notarás muy poca secreción y una sensación de sequedad en tu Zona V. Esto se debe a que prácticamente no hay actividad de estrógeno durante esta etapa y las probabilidades de fertilización son muy bajas.
  • Flujo blanco y denso: Se produce después de 2 o 3 días de la fase seca. Este tipo de flujo es blanco, pastoso y denso. Esto también como resultado de ser una etapa de baja probabilidad para la fertilización.
  • Flujo “cremoso”: Dado que los niveles de estrógeno comienzan a aumentar, el cérvix produce una secreción más suave y líquida, de color blanco, que puede causar una sensación húmeda en tu Zona V.
  • Flujo más claro y pegajoso: Al acercarse la ovulación, se da la etapa conocida como “clara de huevo”, que produce un flujo más elástico, escurridizo y abundante, lo que crea una sensación de humedad en la Zona V. Ya se están dando las condiciones para que se produzca la fertilización. Cuando la ovulación es inminente. la secreción pierde completamente su elasticidad y se vuelve totalmente lubricante, lo que produce una sensación más resbaladiza en la Zona V.
  • Flujo blanco y denso: Después de la ovulación, el flujo del cérvix vuelve a tener una consistencia densa y su volumen es menor, lo que ocasiona nuevamente una sensación de sequedad en la Zona V.  Esta etapa se da después de la liberación del óvulo desde el folículo y su composición química cambia por la influencia de la progesterona.
  • Flujo menstrual: Da clic aquí para conocer lo qué significan su color y consistencia.

También existen otros tipos de flujo que puedes notar y son totalmente normales:

  • Flujo café: Puedes notarlo justo al terminar tu periodo y se debe al proceso de “auto limpieza” de tu Zona V.
  • Flujo aguado: Puedes notar flujo muy claro y con apariencia aguada en diferentes etapas de tu ciclo. Puede ser particularmente abundante después de hacer ejercicio.

Aunque hay factores que pueden alterar la calidad de la secreción del cérvix, como son los métodos anticonceptivos hormonales, los ciclos irregulares y desajustes hormonales, es importante que conozcas estos tipos de flujo.

Si detectas alguna secreción anormal, es decir, un flujo con un color distinto a los que te mencionamos (que incluso esté acompañada de otros síntomas como comezón y mal olor), es importante que acudas con tu ginecólogo para que te haga una revisión y te indique el tratamiento más adecuado.

Una forma de mantenerte fresca, limpia y cómoda en todo momento, es seguir una rutina diaria de higiene íntima específica para tu Zona V. Sólo consiste en 3 pasos y aquí te los indicamos.

Comparte
Pregúntale a la Experta