Fatiga durante la menstruación

Fatiga durante la menstruación

La fatiga es uno de los síntomas más comunes del Síndrome Premenstrual, y esto de sueño puede continuar a lo largo de la menstruación, pues no sólo se desencadena por la descarga hormonal sino por la incomodidad de los malestares, como la retención de líquidos, que pueden impedir que el cuerpo se relaje.

Registra tu ciclo menstrual

Si no conoces el funcionamiento que tienen tus ciclos menstruales, es muy fácil que atribuyas la fatiga a otros factores de tu día a día. Llevando un calendario para registrar cuándo aparecen los síntomas y su intensida, sabrás cómo prepararte. Esto lo puedes realizar en una app para tu celular o en un calendario impreso. Aquí te damos más detalles.

Cuida lo que comes

Si no satisfaces tus antojos de manera saludable y de acuerdo a lo que tu cuerpo te está pidiendo, ¡esto también puede causar que te fatigues! Ya que al consumir comida chatarra, los niveles de azúcar suben súper rápido pero, una vez que se pasa el efecto, su descenso también es muy brusco. Además, si tomas una siesta durante el bajón, sólo arruinarás más tus horarios de sueño. Conoce a qué se debe cada tipo de antojo.

Duerme bien

Tanto la calidad como la cantidad son importantes. Es decir, además de dormir el número de horas necesarias, unas 8 durante tu periodo, también debes hacerlo correctamente. Por ejemplo, evita usar electrónicos antes de irte a la cama y trata de dormir a la misma hora todas las noches, en una posición cómoda. Conoce todo lo que necesitas para tener el descanso ideal.

Ejercítate

El ejercicio es una manera natural de calmar los síntomas típicos del periodo, esto porque las endorfinas que tu cuerpo produce al hacerlo te ponen de buen humor y te dan energía.

Ojo, en la etapa premenstrual lo aconsejable es hacer ejercicios de baja intensidad, para no exigirle demasiado a tu cuerpo. Estos son los tips que no debes pasar por alto al ejercitarte.

Algo calientito

Cuando estás en tu periodo y te sientes cansada, una buena forma de prepararte para un sueño profundo es con un poco de calor que te relaje. Esto puede ser con un baño o tomando agua calientita, por ejemplo, en una infusión. No sólo te tranquilizará sino que también te ayudará a relajar los músculos.

Si aún con todas las precauciones te sientes agotada y esto no permite que hagas tus actividades de manera normal, lo mejor es que consultes a tu médico para que se asegure de que no se debe a algo más. Por ejemplo, los problemas de la tiroides, la glándula que controla el metabolismo, también pueden causar síntomas como fatiga, irritabilidad y aumento de peso.

Comparte
Pregúntale a la Experta