Herpes genital

Herpes genital

¡Saba te informa!

El herpes genital es una infección de transmisión sexual causada por el Virus Herpes Simple Tipo 2.

El virus, que se adquiere por contacto sexual, afecta la piel y mucosas de los genitales. Existen dos tipos de virus:

  • VHS-1 que generalmente afecta la cavidad oral y labios, y puede ser contagioso si se practica sexo oral.
  • VHS-2 que casi siempre causa el herpes genital a través de secreciones.

La infección por este virus se da cuando la piel que esta en contacto con el virus y esta tiene úlceras, ampollas o erupción, así la vía de acceso es mas fácil. Las infecciones genitales por VHS-2 son mas frecuentes en mujeres que en hombres.

¿Qué síntomas provoca el herpes genital?

Cuando se presentan signos en el primer brote pueden ser intensos, como la aparición de ampollas en labios vaginales, vagina, cérvix y ano, que además son muy dolorosas.  Cuando las ampollas se rompen dejan úlceras superficiales que también provocan dolor, forman costra y sanan lentamente al cabo de 7-14 días.

¿Cómo se diagnostica?

Es fundamental la valoración clínica de las lesiones, para esto se pueden hacer exámenes de las úlceras y ampollas cutáneas, como el cultivo de líquido de ampolla o úlcera abierta, o la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) realizada en el líquido de una ampolla.

¿Cómo se trata el herpes genital?

El herpes genital no se puede curar, sólo se controla. Se pueden recetar antivirales los cuales ayudan para calmar el dolor y sanar las úlceras rápidamente. Las personas que tienen muchos brotes pueden tomar estos medicamentos de manera diaria para prevenir brotes.

También se puede reducir la probabilidad de transmitir el herpes. Cursar con una adecuada alimentación e inmunidad ayudará a que las lesiones no se propaguen y que la actividad del virus sea menor.

¿Cómo se puede prevenir esta infección?

Para prevenir esta infección lo ideal es abstenerse del contacto sexual con personas infectadas. El uso de preservativos es la mejor forma de protegerse de esta y otras infecciones de transmisión sexual. El uso correcto y continuo del preservativo evita la propagación de la enfermedad. El preservativo debe ser de látex, ya que los hechos con membranas animales pueden ser penetrados por el virus y no ser efectivos en la prevención.

Ante cualquier inquietud o malestar, recuerda consultar a tu ginecólogo.

Comparte
Pregúntale a la Experta