La humedad en la Zona V

La humedad en la Zona V

Hay algunos tipos de flujo que la Zona V puede producir en diferentes días de tu ciclo menstrual y que son totalmente naturales, pues incluso contribuyen a que mantenga su balance natural. Estos pueden crearte una sensación de humedad, pero también es importante que identifiques lo que es natural y lo que puede tratarse de un foco rojo.

¿Cuáles son sus características?

  • Apariencia: Para empezar, es importante que observes el color y consistencia del flujo, estas características pueden variar dependiendo del día de tu ciclo menstrual en el que te encuentres. Es importante comentar que al ser expulsado y entrar en contacto con el aire, puede adquirir una tonalidad amarillenta.
  • Olor: Aunque es normal que tu zona V despida un olor particular, que se puede volver más intenso, por ejemplo, después del gimnasio, debes estar atenta a cualquier alteración.
  • Cantidad: Al igual que en el caso de tu periodo y los síntomas que experimentas durante tu ciclo, el flujo también varía en cada chica, por lo que sólo tú puedes detectar la cantidad que es normal en ti.

Si detectas alguna alteración en estas características, puede tratarse de una infección.

¿Qué puede causar un flujo vaginal abundante?

Un flujo abundante puede ser señal de una infección vaginal, pero hay otros factores que pueden provocarlo:

  • Como parte de la ovulación: La liberación de un óvulo provoca un aumento en la cantidad de flujo, por lo que puedes detectar que es más abundante durante esta etapa.
  • Uso de ropa muy ajustada: La ropa interior sintética o muy ajustada evita que tu Zona V respire, por lo que aumenta el calor de esta zona y se produce un exceso de humedad. Además, los materiales sintéticos pueden causar irritación y tu Zona V genera más secreción como defensa.
  • Higiene excesiva: Llevar una higiene muy agresiva, o con productos que no sean adecuados para tu Zona V, también puede provocar que aumente la secreción como un mecanismo de defensa.
  • Como síntoma de un embarazo: Con la fecundación del óvulo, se producen cambios hormonales que también pueden provocar más flujo de sangre hacia la Zona V, lo que obliga al útero a crear más mucosidad.

Seguir una rutina de higiene íntima con productos formulados para tu Zona V es esencial para mantener su balance. Aquí te recomendamos 3 pasos que te ayudarán a sentirte limpia y cómoda en todo momento.

Si detectas algo anormal, consulta a tu ginecólogo, para que determine a qué se debe y te trate oportunamente.

Comparte
Pregúntale a la Experta