La menstruación después del parto

La menstruación después del parto

Saba te informa.

El comportamiento de tu periodo va cambiando dependiendo de la etapa de tu vida en la que te encuentres, y tras un embarazo no es la excepción. Después del parto el cuerpo experimenta muchísimos cambios, dado que el útero se tiene que encoger para regresar a su forma natural y los niveles hormonales se van estabilizando, por lo que se va preparando para el regreso de tu periodo.

Aunque todos los cambios se irán dando poco a poco, después de 9 meses sin menstruación te pueden surgir muchas preguntas sobre qué sucederá cuando vuelva a suceder. A continuación te contamos lo que puedes detectar.

Semanas 1 a 6

Habrá flujo, pero aún no se trata de tu periodo y ocurre por que tu útero necesita eliminar los restos del embarazo cuando está sanando. Esta secreción (llamada loquios) contiene sangre, moco cervical y rastros de placenta, y se caracteriza por tener un color oscuro, aunque se irá aclarando conforme pase el tiempo. Tampoco debes asustarte si detectas algunos coágulos, estos se pueden formar por la sangre que se acumula en la vagina, especialmente si te encuentras acostada mucho tiempo. La cantidad también irá disminuyendo poco a poco.

¿Cuándo debes consultar a tu médico? Aunque el flujo es normal durante las primeras 6 semanas posteriores al parto, si dura más o se vuelve más abundante es aconsejable que tu especialista te revise.

Ojo, aunque no tengas tu periodo, esto no significa que no puedas embarazarte, así que es importante que tomes precauciones.

Semanas 6 a 8

Si no estás amamantando, lo más probable es que vuelvas a tener tu periodo, ya que por lo general la menstruación vuelve 6 semanas después del alumbramiento.

Aunque este primer periodo puede tener el comportamiento al que estás acostumbrada, no te preocupes si es más ligero o más abundante, ¡tu cuerpo aún se está ajustando! Y descuida, eventualmente se ajustará, pero es probable que sea diferente a tus periodos antes del embarazo.

¿Cuándo debes consultar a tu médico? Si tu periodo es muy abundante (que te obligue a cambiarte la toalla o tampón cada hora), dura más de 7 días o viene acompañado de cólicos muy severos.

Ojo, si usas un método anticonceptivo hormonal también es importante que lo platiques con tu ginecólogo, para que te indique los efectos que puede tener.

Semanas 8 a 24

Si estás amamantando, esto puede retrasar prolongadamente la llegada de tu periodo. La prolactina, que es la hormona responsable de estimular la producción de leche, suprime la ovulación, por lo que tu periodo puede ausentarse al menos por 6 meses. Cuando llegue puede tener un comportamiento un poco más errático mientras se re-ajusta. Por ejemplo, puedes notar las siguientes diferencias.

  • Dolor menstrual más leve o intenso
  • Coágulos
  • Flujo más abundante
  • Flujo con interrupciones (se detiene y vuelve a comenzar)

Ojo, si no estás amamantando y tu periodo se retrasa, también puede deberse al estrés. Aquí te contamos un poco más sobre este tema.

Este es un panorama general de lo que puedes esperar durante esta etapa, pero dado que nuestros periodos se comportan de maneras muy diferentes y existen circunstancias únicas en cada una de nosotras, es aconsejable que consultes a tu médico para que resuelva tus dudas y te dé seguimiento. Por ejemplo, si tu opción de protección durante tu periodo son los tampones, el especialista podrá indicarte cuándo podrás retomar su uso.

Comparte
Pregúntale a la Experta