Mitos de las ETS

Mitos de las ETS

Saba te informa.

Por si no lo sabías, una enfermedad de transmisión sexual (ETS) es una infección que se transmite de una persona a otra a través del contacto sexual. Es casi seguro que has buscado alguna vez algún dato sobre tu salud o cuerpo en internet…¿por qué? Porque a esta edad confiamos más en lo que nos dice una búsqueda en un sitio web que en un libro de medicina, aunque no es malo ya que mucha recopilación de información de internet viene de profesionales y expertos en la materia, pero lo que si no es la mejor decisión es la de confiar en exceso en cualquier artículo y no buscar fuentes confiables. Esto nos pasa muy seguido con las búsquedas de enfermedades de transmisión sexual, de las cuales abundan mitos y mala información, que lejos de ayudar, sólo contribuyen a estar muy equivocada acerca de los síntomas de éstas y sus formas de prevención.

Aquí te contamos más acerca de los mitos erróneos más comunes que existen alrededor de las ETS:

❌  Mito:

Se nota cuando alguien tiene una ETS.

⭐️  Realidad:

Las ETS no siempre producen síntomas, de hecho algunas ETS sólo se pueden detectar a través de exámenes.

 

❌  Mito:

Si ya tuviste una ETS no puedes contraerla nuevamente.

⭐️  Realidad:

Algunas ETS duran toda la vida, como el herpes y el VIH. Otras, como la clamidia y la gonorrea, pueden tratarse pero puedes contraerlas nuevamente si tienes contacto sexual con alguien que las tenga.

 

❌  Mito:

Si te lavas mucho después de una relación sexual no adquieres ninguna enfermedad.

⭐️  Realidad:

La única manera de no adquirirlas es por medio de la práctica del sexo seguro.

 

❌  Mito:

Sólo las que tienen muchas parejas sexuales adquieren ETS.

⭐️  Realidad:

Esto no es del todo cierto, si bien aumenta la probabilidad al tener muchas parejas sexuales las únicas personas que no están en riesgo de contraer una ETS son las que no han mantenido ningún tipo de contacto sexual, cualquier otra persona puede contraer una enfermedad si no usa la protección adecuada.

 

❌  Mito:

Se curan con pomadas de la farmacia o tratamientos caseros.

⭐️  Realidad:

Los tratamientos varían y la mayoría del tiempo incluyen medicamentos, pastillas, inyecciones y diversos exámenes profesionales.

 

❌  Mito:

Las ETS no se transmiten a través de relaciones sexuales anales y orales.

⭐️  Realidad:

Nada más lejos de la realidad, se corre el mismo riesgo ya que el tejido que recubre la cavidad anal, así como el de la boca, es una mucosa altamente permeable ante gérmenes y otros agentes patógenos.

 

Recuerda que tomar las precauciones necesarias y practicar el sexo seguro con condón es la mejor forma para no preocuparse de las infecciones transmitidas sexualmente, no sientas ningún tipo de vergüenza al querer acudir a un médico para realizarte pruebas, esto sólo te ayudará a mantenerte segura y tranquila acerca de tu salud (;

Comparte
Pregúntale a la Experta