10 mitos sobre la menstruación que debes aclararle a tu hija

En la actualidad tu hija puede acceder a muchas fuentes de información, ya no sólo escucha lo que dicen sus amigas u otras compañeras de clase, también está expuesta a todos los datos que encuentra en línea. Pero es importante que aprenda a detectar las fuentes confiables.

Existen algunos mitos que se han mantenido a lo largo del tiempo y que es fundamental aclarar, pues al escucharlos no sólo mal informan a tu hija, sino que la pueden confundir y asustar.

1) Su primer periodo debe llegar a una edad determinada

Si tu hija no ha tenido su primer periodo y empieza a escuchar que a sus amigas ya les llegó, puede sentir que algo está mal con ella. La realidad es que el cuerpo de cada chica es totalmente diferente y lo mismo aplica en el caso de la menstruación.

La primera menstruación, denominada menarca, tiene lugar entre los 8 y los 15 años. Ahora bien, si esto no sucede se considera amenorrea primaria (ausencia de menstruación), y es importante consultar a un ginecólogo.

2) Es dañino que haga ejercicio durante su periodo

Si tu hija practica alguna actividad física o va al gimnasio todos los días, su periodo no es un impedimento, ¡todo lo contrario! Con el ejercicio su cuerpo produce endorfinas, también llamadas hormonas de la felicidad, que actúan como un analgésico natural en su organismo y ayudan a mejorar su humor.

Aunque si quiere descansar, también es válido, incluso puede hacer algo más ligero, como dar una pequeña caminata.

3) Nadar hace que se corte su periodo

Con respecto a realizar actividades acuáticas durante esos días, hay muchas versiones, pero una de las más comunes es que el periodo se corta al estar en contacto con el agua. Sin embargo, el periodo es un proceso que no está controlado por factores externos, sino por el desprendimiento del endometrio como consecuencia de la descarga hormonal.

Algunas chicas pueden tener la sensación de que el periodo se interrumpe, porque se encuentran en posición vertical o por la presión del agua, sin embargo, el flujo no se detiene y, aunque el agua como tal no representa algún peligro para su salud, es importante que tu hija se asegure de usar la protección adecuada.

4) La gente se va a dar cuenta

A menos que ella se los cuente, no hay forma de que alguien sepa que está en su periodo. Si bien puede tener algunas síntomas como acné o hinchazón, estos únicamente son perceptibles para ella.

Además, es importante que le afirmes que su periodo es algo completamente natural y que lo más importante es que elija lo que la haga sentir cómoda. Por ejemplo, si le preocupa que alguien note su toalla, puede probar con toallas ultra delgadas o tampones.

5) Los tampones son sólo para chicas más grandes

Los tampones tienen muchas ventajas, como mantener a tu hija protegida al practicar su deporte favorito o al nadar en las vacaciones familiares, pero son una opción que aún provoca muchas dudas o miedos. Una de ellas es que sólo los pueden usar las chicas más grandes o que pueden hacerlas perder la virginidad.

La virginidad a menudo se asocia con el himen, una membrana muy delgada y elástica que tiene perforaciones en el centro con el fin de permitir el paso del flujo durante el periodo, pero estas aberturas son lo suficientemente grandes como para insertar un tampón. Aunque es cierto que se puede romper incluso tras una caída, por practicar algún deporte o por un flujo menstrual muy abundante.

Sólo debe aprender a usarlo correctamente y aplicarlo con cuidado. Aquí te damos una guía para explicarle su colocación.

6) Su periodo debe durar un tiempo determinado

Cuando las chicas comparten sus experiencias con sus amigas o compañeras, tienden a compararse y pueden crearse ideas equivocadas de lo que es “normal”. En el caso de la duración de su periodo, este puede tener entre 3 y 7 días de duración, es decir, siempre y cuando se encuentre en este rango tu hija no tiene nada de que preocuparse.

También deben considerar que durante los 2 años posteriores a su primer periodo pueden detectar algunas irregularidades, pues su sistema hormonal aún no está completamente maduro.

7) Es malo que sus periodos sean irregulares

Otra de las creencias más populares entre las chicas es que para que un periodo sea regular debe llegar en la misma fecha cada mes. Lo cierto es que cada chica tiene un patrón individual de comportamiento en lo que se refiere a sus periodos. Mientras sus periodos lleguen cada 21 a 35 días no hay nada de que preocuparse.

Muchas veces lo que se considera irregular en realidad sólo es un desconocimiento de cómo funcionan sus ciclos menstruales en particular, por ello es aconsejable que realice un registro de cada uno para que entienda cómo funciona su cuerpo.

8) No puede quedar embarazada durante su periodo

Aunque la probabilidad es menor, tu hija puede seguir ovulando durante los días de su periodo, además de ser más propensa a contraer infecciones de transmisión sexual. Por eso es aconsejable que si tiene relaciones durante este tiempo, use un método anticonceptivo de barrera (condón).

9)  El Síndrome Premenstrual no es real

Si tu hija tiene síntomas como fatiga, cambios de humor o problemas para dormir, ¡no están en su cabeza!, pueden formar parte del Síndrome Premenstrual, un conjunto de síntomas que aparecen (de 3 a 10 días) antes del periodo, como consecuencia de los cambios hormonales.

Es importante que dentro del registro de su periodo, tu hija también incluya estos malestares y su intensidad.

10)  Hay comida que le hace daño durante su periodo

No hay alguna comida o bebida que represente un peligro para la salud de tu hija si la ingiere durante su periodo, sólo es aconsejable que coma saludable y se mantenga hidratada.

Por ejemplo, debe controlar el consumo de sal, carnes rojas, grasa y cafeína, pues estos contribuyen a agudizar algunos síntomas, como la retención de líquidos.

Hablar con ella sobre estos temas la ayudará a sentirse más segura, además de que sabrá que puede recurrir a ti cuando tenga alguna duda.

SHARE
Pregúntale a la Experta