7 cosas que tu hija y tú deben saber sobre los periodos irregulares

Saba te informa.

Después de su primer periodo, tanto a ti como a tu hija les pueden surgir dudas respecto a la duración tan diferente entre un periodo y el siguiente, o su ausencia durante algún mes. A continuación te compartimos algunas situaciones que debes tomar en cuenta para platicar con ella.

1) Es normal que después de tener su primer periodo los ciclos menstruales de tu hija sean irregulares. Esto puede durar hasta 2 años y se debe a una inmadurez en el eje hormonal del cerebro y los ovarios.

2) Contrario a lo que se piensa, una vez que se regularice, el periodo de tu hija no necesariamente llegará en la misma fecha cada mes. Un periodo regular es aquel que se presenta mes con mes, es decir, debe llegar, en promedio, cada 28 a 30 días, con una duración de 3 a 7 días.

3) La duración del periodo y el nivel de flujo menstrual están influenciados por la cantidad de hormonas que su cuerpo está produciendo, por eso es normal que al estar en proceso de crecimiento, sus hormonas varíen y esto provoque que las características entre un periodo y otro sean distintas.

4) Enséñale a tu hija a reconocer los síntomas de su periodo y a estar preparada. Mientras sus periodos sean irregulares, es recomendable que lleve un kit en todo momento. Y dependiendo de los malestares que experimente, puedes darle algunos tips para calmarlos.

5) También es recomendable que tu hija lleve su propio registro de cada uno de sus ciclos, incluyendo cuándo comenzó cada uno y cuántos días duró. Esto, además de ayudarle a entender cómo funciona su propio cuerpo, les permitirá a ambas detectar cualquier situación anormal y podrán indicarle al ginecólogo cuál ha sido el comportamiento de sus ciclos, para que la trate oportunamente en caso de que tenga un problema médico.

6) Mientras no es nada raro que el intervalo entre un periodo y otro sea más corto o largo, lo que no debes tomar a la ligera es si tu hija deja de reglar por 3 periodos (o más) consecutivos. El término correcto para referirse a esta ausencia prolongada es amenorrea y es mejor que tu hija sea revisada por un especialista.

7) Incluso pasados los 2 años, hay algunos factores externos que pueden alterar los ciclos menstruales de tu hija, si los detectan, también es recomendable que consulten a su ginecólogo. Entre ellos se encuentran las variaciones drásticas en su peso, actividad física muy demandante, medicamentos, estrés y embarazo.

Son inquietudes que todos llegamos a tener, más en el caso de nuestras hijas pues recién empiezan a experimentar estos cambios, por eso es muy sano aclarar todas las dudas, consultar a un ginecólogo ante cualquier inquietud y tener una comunicación abierta con ellas.

SHARE
Pregúntale a la Experta