Consejos de higiene íntima para tu hija

Saba te informa.

Los cuidados que debe tener una mujer que está entrando en la adolescencia no son muy diferentes de los de una mujer adulta, pero la importancia de que los inculques en tu hija desde esta etapa es que se forme un hábito y le resulte más sencillo mantenerlos con el paso de los años.

– Hay que tomar en cuenta como un principio de higiene, que la Zona V es un área ácida, por lo que los productos empleados deben favorecer que se mantenga esta acidez y se evite la acumulación de humedad.

– Por lo anterior es importante que al bañarse, tu hija lave la parte externa de su Zona V con un jabón íntimo, que tiene les características esenciales para mantener su balance. Las duchas vaginales son casi siempre contraproducentes.

– Antes de cambiarse la toalla, el tampón o el protector diario, es esencial que se lave las manos, ya que es muy probable que haya una acumulación de bacterias en las manos, porque están en contacto constante con el celular, las perillas de las puertas, los pasamanos del transporte público, etc.

– La tela de la ropa interior debe ser idealmente de algodón, al menos del puente, para que sea respirable y no favorezca la humedad. Por otro  lado, no debe ser muy ajustada, porque también pueden ocasionar que no circule el aire o se acumule el calor. En el caso de los tipos, ropa interior como las tangas, al roce constante, puede favorecer el transporte de bacterias hacia la Zona V.

– La forma de limpiarse al ir al baño debe ser de adelante hacia atrás.

– Luego de bañarse, de ir a la piscina o al gimnasio es importante secarse bien, incluso los pliegues de la vulva, para que no quede humedad.

– Durante el ciclo menstrual cuando no se está con la menstruación, es adecuado utilizar protectores diarios y cambiarlos  3 veces al día, aún y cuando parezcan limpios, esto promoverá una mayor higiene.

– Durante la menstruación es necesario que cambie su toalla o tampón con la frecuencia recomendada. Dejar la toalla o el tampón mucho tiempo, además de causarle algún accidente, también puede favorecer  el desarrollo de infecciones.

– Puede usar toallitas húmedas, para eliminar el exceso de transpiración o cualquier residuo después de limpiarse con papel higiénico. Y para eliminar de tu Zona V la humedad ocasionada por el flujo de su periodo.

Ojo, la limpieza tampoco debe ser excesiva, pues recurrir a métodos como las duchas vaginales para la limpieza diaria, puede tener el efecto contrario y eliminar los microorganismos que mantienen sana su Zona V. En realidad, ningún producto que implique un “lavado interno” o con ingredientes comunes, es recomendable.

Como parte de su rutina de higiene, tu hija también debe estar atenta a cualquier flujo u olor extraños, para que puedan consultar a su ginecólogo y que le dé un tratamiento oportuno en caso de ser necesario.

Estos consejos la ayudarán a sentirse limpia y cómoda en todo momento, además de mantener su Zona V saludable.

SHARE
Pregúntale a la Experta