Signos de que tu hija está en una relación tóxica

saba-articulos-teens-padres-signos-relacion-toxica

Saba® te informa.

Que tu hija o hijo comience una relación muchas veces puede ser un poco complicado, ya que surgen las dudas sobre si la pareja es buena opción, preocupaciones por los impactos emocionales que ésta le pueda ocasionar o hasta incertidumbre sobre un posible inicio de su vida sexual.

Es difícil para los padres que una persona llegue a ocupar gran parte del tiempo de sus hijos y sentirse poco a poco desplazados de su vida. A menudo la comunicación entre padres e hijos sobre una relación sana es un poco incómoda y se evita discutir.

Pero hay situaciones en donde la vida emocional del joven se puede ver afectada, por eso te contamos los signos de una relación tóxica:

Ansiedad por el celular: Una conducta ansiosa y permanente con el celular se incrementa; el o la joven lo revisa constantemente y si recibe alguna llamada, evita hablar delante de los demás; se encierra para hacerlo.
Se comienza a aislar: Si tu hija o hijo deja de pasar tiempo con sus amigos y solo pasa tiempo con su pareja puede ser una señal clara de que su pareja está tratando de alejarlo de otras personas.
Cambia sus conductas al punto que deja de ser él/ella mismo: En cuestión de días o semanas, el adolescente cambia hábitos y actitudes que siempre lo caracterizaron. Esto suele ser una señal de que su pareja no lo aprecia por quién es.
Baja o sube de peso de forma abrupta: Algunos jóvenes pierden el apetito repentinamente o, por el contrario, empiezan a comer de manera desenfrenada, según el estado de ánimo derivado del momento por el que atraviesa su relación. Si busca aceptación, puede que empiece a adoptar dietas drásticas para bajar de peso.
Heridas inexplicables: Un ojo morado, rasguños o marcas rojas pueden ser señales de abuso físico y es preocupante cuando tu hijo no sabe el porqué de sus heridas o no tiene explicaciones. Debes actuar con mucho cuidado ya que en esas circunstancias es común que los hijos tiendan a negar hablar de su pareja, cambiar de tema o defenderla ciegamente.

 

Si detectas alguna de estas señales en tu hija/o, o bien cambios notorios en su rutina, intenta dialogar y acercarte para brindarle tu apoyo. Con paciencia y amor, podrás ayudarlo/a salir adelante y decidir qué es lo mejor para ambos.

SHARE
Pregúntale a la Experta