¿Qué es la Enfermedad Inflamatoria Pélvica?

¿Qué es la Enfermedad Inflamatoria Pélvica?

Saba te informa.

También conocida como EIP, por sus siglas, la Enfermedad Inflamatoria Pélvica es una infección e inflamación de los órganos reproductivos femeninos.

¿Cómo se produce la Enfermedad Inflamatoria Pélvica?

El cérvix, la entrada del útero, evita que las bacterias que ingresan a la vagina se extiendan a los órganos reproductivos internos, pero cuando se ve comprometido por una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS) como la clamidia o la gonorrea, puede perder esta capacidad.

La Enfermedad Inflamatoria Pélvica ocurre cuando los organismos que causaron una infección viajan desde el cérvix hasta el tracto genital superior. Otras maneras en las que las bacterias pueden entrar al organismo son durante el parto, al insertar un dispositivo intrauterino (DIU) o durante un aborto.

¿Cuáles son sus síntomas?

Pueden ser muy variados, pero incluyen los siguientes:

  • Dolor sordo, es decir, no necesariamente intenso pero sí constante, o sensibilidad en la pelvis, en el área baja del abdomen o en la parte inferior de la espalda.
  • Flujo vaginal con color, consistencia y olor inusuales.
  • Dolor al orinar.
  • Dolor durante las relaciones sexuales vaginales o sangrado después de tenerlas.
  • Cólicos menstruales intensos o con una duración más larga de la habitual.
  • Escalofríos o fiebre.
  • Náusea y vómito.
  • Periodos anormalmente largos y dolorosos, o cuya apariencia es inusual.
  • Sangrado intermenstrual.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

  • Las mujeres con Enfermedades de Transmisión Sexual tienen un riesgo más alto de desarrollar EIP.
  • Las mujeres que ya han tenido un episodio de EIP también son más propensas a tener un nuevo episodio.
  • Es más probable que la EIP se desarrollé en adolescentes sexualmente activas que en mujeres adultas
  • Las mujeres con diferentes parejas sexuales tienen mayor riesgo de contraer ETS y desarrollar EIP.
  • Las duchas vaginales también pueden contribuir a la EIP, al empujar las bacterias hacia el tracto genital superior.

¿Cómo se puede prevenir?

  • Usar un método anticonceptivo de barrera, condón, al tener relaciones sexuales.
  • Evitar el uso de duchas vaginales.
  • Realizando exámenes frecuentes para descartar ETS o tratarlas a tiempo.

¿Cómo puede detectarse?

La EIP es difícil de detectar, porque algunos de sus síntomas pueden asociarse con otros padecimientos, sin embargo, es importante acudir a revisión regular con el ginecólogo. Este puede diagnosticarla mediante diferentes pruebas, como:

  • Análisis para determinar si existe alguna ETS que haya provocado la EIP.
  • Análisis de sangre.
  • Análisis de secreciones vaginales y del cuello uterino.
  • Un examen pélvico.

¿Cuál es su tratamiento?

  • Antibióticos: En etapas tempranas para casos sencillos el tratamiento consiste en antibióticos vía oral. En casos muy significativos se puede tratar con una combinación de antibióticos inyectables así como orales. Si el tratamiento no es efectivo, la infección es más severa o no puedes tomar antibióticos vía oral, puede ser necesaria la hospitalización para recibir medicamentos vía intravenosa.
  • Cirugía: Si la EIP causo abscesos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para removerlos, o el órgano que los tiene para evitar que se rompan y causen que la infección se propague por la pelvis y el abdomen.

Si los abscesos se han formado en el útero o los ovarios, el especialista puede recomendar su extirpación.

  • Además, si la EIP fue provocada por ETS, es importante que la pareja también sea tratada, para evitar una recaída tras un nuevo contacto sexual.

¿Qué pasa si no se trata?

Si no se trata a tiempo, la Enfermedad Inflamatoria Pélvica puede provocar daños serios a los órganos internos, con consecuencias como infertilidad, embarazos ectópicos (cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero) y dolor crónico. Además, puede entrar en el torrente sanguíneo o esparcirse a otras partes del cuerpo provocando más complicaciones.

Comparte
Pregúntale a la Experta