¿Qué es la resequedad vaginal?

¿Qué es la resequedad vaginal?

Con anterioridad hemos platicado de los diferentes factores por los que se genera humedad en la Zona V, ¿pero qué sucede cuándo no se mantienen estas condiciones? La resequedad vaginal es un problema común, aunque tratable, que muchas mujeres experimentan en diferentes etapas de su vida.

¿Qué causa la resequedad vaginal?

Normalmente las paredes vaginales se mantienen lubricadas con un líquido transparente. El estrógeno ayuda a mantener este flujo, a la vez que mantiene sano y elástico el recubrimiento de esta zona. Por lo que una disminución en esta hormona, puede provocar que el tejido vaginal se encoja y se vuelva más delgado, causando resequedad e inflamación.

Los niveles de estrógeno pueden disminuir por diferentes factores:

  • Menopausia
  • Parto y lactancia materna
  • Tratamientos que involucran radiación o quimioterapia
  • Extirpación de los ovarios
  • Estrés crónico
  • Ejercicio riguroso
  • Alergias
  • Algunos medicamentos, como los antiestrógenos usados para tratar la endometriosis.
  • Duchas vaginales
  • El síndrome de Sjögren, un desorden autoinmune que ataca las células en el cuerpo que producen lubricación.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas pueden incluir:

  • Ardor al orinar
  • Dolor al mantener relaciones vaginales
  • Dolor, ardor o picazón en la Zona V
  • Infecciones urinarias recurrentes

¿Cómo debe ser diagnosticada?

Tu ginecólogo revisará tu historial médico, además de preguntar sobre el tiempo que llevas experimentando los síntomas y si hay algún factor, como la ingesta de algún medicamento, que los haga empeorar.

También te puede realizar un examen médico para buscar lesiones, enrojecimiento y adelgazamiento de los tejidos. Esto ayudará a valorar si los síntomas pueden tener otra causa, como una infección vaginal o urinaria,

Por último, también se puede realizar una prueba de Papanicolau para remover células de la pared vaginal o el cervix y analizarlas.

¿Qué otras consecuencias puede tener?

Dado que el flujo producido por la Zona V contribuye a mantenerla limpia, lubricada y saludable, la resequedad vaginal puede volverla más propensa a las infecciones vaginales causadas por bacterias u hongos, o causar lesiones en las paredes vaginales

¿Cómo puede ser tratada?

El tratamiento más común para la resequedad vaginal es una terapia con estrógeno. Puede ser recetado en crema, tableta, supositorios o anillo. Al liberar el estrógeno directamente hacia la zona vaginal, ayuda a aliviar los síntomas pero es liberado en un nivel muy bajo hacia el torrente sanguíneo.

Una alternativa es el uso de lubricantes o cremas humectantes formuladas para esta zona, que a menudo ayudan a mantenerla humectada por varias horas.

Si experimentas estos síntomas, es muy importante que consultes a tu ginecólogo para que pueda darte el tratamiento más adecuado.

Comparte
Pregúntale a la Experta