Saba® te informa

Muchas de nosotras podemos estar bien informadas sobre los cambios que ocurren antes de la menopausia, pero ¿te has preguntado alguna vez qué le sucede a tu cuerpo después de la menopausia? ¡Es hora de investigar algunos síntomas postmenopáusicos!

La menopausia se considera completa una vez que no has tenido tu periodo durante 12 meses consecutivos. Llegar a este punto puede parecer un gran logro; un final definitivo a todos los sofocos, sudores nocturnos, cambios de humor y periodos irregulares. Pero ¿qué pasa después? ¿Es hora de celebrar el fin de todos estos síntomas o aún quedan más después de la menopausia? Averigüemos cómo cambiará tu cuerpo durante este tiempo.

¿Qué sucede con mis niveles hormonales después de la menopausia?

Si bien durante el periodo previo a la menopausia experimentarás una caída drástica de las hormonas estrógeno y progesterona, este no será el caso de la posmenopausia. Sin embargo, puede que no sea el momento de despedirse de todos esos síntomas perimenopaúsicos (como el aumento de peso y la sequedad vaginal) todavía…
 
Tus niveles hormonales después de la menopausia definitivamente seguirán un curso más estable, pero como ocurre con la mayoría de los cambios, tu cuerpo necesita algo de tiempo para adaptarse. Y aunque es normal experimentar algunos de los síntomas de la menopausia después de la menopausia, generalmente se dice que son más leves. 
 
Si tus síntomas persisten durante un periodo de tiempo especialmente prolongado o si afectan tu vida diaria, lo mejor es agendar una cita con tu médico para recibir asesoramiento profesional.

¿Es normal el sangrado o las manchas marrones después de la menopausia?

La menopausia marca el final de tus periodos. Así que no, no es de esperar ningún tipo de sangrado vaginal o manchado después de la menopausia.
 
Dicho esto, hay algunas razones por las que puedas experimentar sangrado vaginal después de la menopausia y, por lo general, es una señal de que algo más está sucediendo en tu útero. Por ejemplo, inflamación o adelgazamiento del revestimiento del útero, crecimientos de fibromas en el cuello uterino o una infección en el revestimiento del útero. También puede haber otras razones más graves, como el cáncer de útero o de cuello uterino.
 
Sin embargo, esto no significa que debas asustarte inmediatamente si ves sangre en tu ropa interior después de haber pasado por la menopausia; la mayoría de los casos se tratan fácilmente con la medicación adecuada. No obstante, todas las posibilidades deben investigarse a fondo, y es por eso que se recomienda obtener una opinión médica de tu médico de inmediato.
 
Entonces, si bien la menopausia en sí misma puede no marcar el final de todos los síntomas premenopáusicos, al menos puedes dar un suspiro de alivio sabiendo que eventualmente desaparecerán. Mientras tanto, mantén la fe en tu cuerpo: ¡la posmenopausia no significa que todo se detendrá a la vez!
 
Para continuar la conversación sobre la menopausia, ve nuestras entradas sobre cómo prepararse mentalmente para la menopausia y qué sucede cuando se detiene la ovulación.

Cláusula de responsabilidad médica

La información médica de este artículo se proporciona solo como un recurso de información y no debe utilizarse ni depender de ella para fines de diagnóstico o tratamiento. Consulte a su médico para obtener orientación sobre una afección médica específica.