Saba® te informa

El flujo no se detiene cuando te das de alta del hospital

Tener un bebé significan muchos cambios; después de todo, hay una persona completamente nueva a la que debes cuidar. Durante 9 meses, creces tanto física como emocionalmente para adaptarte y nutrirte. Pero esos cambios no se detienen una vez que das a luz.
 
Después de dar a luz, tu cuerpo continúa cambiando y adaptándose. Una de las formas en que se recupera y repara es deshaciéndose de la sangre y el tejido adicionales que ayudaron a sustentar el crecimiento del bebé (o bebés) en el útero. Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber del flujo después del parto.

Flujo después de dar a luz: ¿qué son los loquios?

La Zona V, junto con todo el cuerpo, pasa por muchas cosas durante el parto, por lo que es natural esperar algo después, ya que tu cuerpo se deshace del revestimiento uterino que se necesitaba durante el embarazo y comienza a recuperarse. Este tipo de secreción se llama loquios. Es similar a la sangre menstrual, por lo que debes estar familiarizada y saber qué esperar. Puede durar hasta seis semanas después del nacimiento.
 
La sangre menstrual, no se compone de una sola cosa. Los loquios son una combinación de sangre, moco, glóbulos blancos, restos de placenta y trozos de revestimiento uterino. Cambia de consistencia a medida que pasa el tiempo. Al principio, podría tener mucha sangre y luego más mucosidad después de unas semanas.

Loquios después del parto vaginal

Inmediatamente después de dar a luz, los loquios que experimentarás serán principalmente sangre que es de color rojo oscuro o brillante, y huele a sangre menstrual típica. También puede contener coágulos, desde el tamaño de una uva hasta el tamaño de una ciruela pasa y, a veces, más grandes.
 
Entre cuatro y siete días después del parto, la sangre se volverá más cercana a un color rosado o marrón y los coágulos pueden ser más pequeños o incluso desaparecer por completo.
 
Al final de la primera semana, tu secreción comenzará a ser de color más blanco o amarillo. El flujo disminuirá hasta que finalmente se detenga alrededor de 3-6 semanas después.

Loquios después de una cesárea

Si das a luz mediante una cesárea, es posible que experimentes menos loquios. Esto se debe a que cuando se realiza una cesárea, el útero se puede limpiar manualmente con un hisopo o una esponja para eliminar la placenta, los coágulos de sangre y las membranas que, en cambio, se eliminarían como loquios en el caso de un parto vaginal.
 
Aunque puedes tener menos loquios, aún debes esperar sangrar y experimentar secreción durante algunas semanas. Pasará gradualmente de rojo a marrón y finalmente a amarillo o transparente. La buena noticia es que eventualmente debería detenerse en unas pocas semanas y tu ciclo menstrual volverá a la acción.

¿Qué hacer con el flujo postparto?

El flujo postparto es una parte natural e inevitable del parto, ¡pero no se habla a menudo de él! Aunque puede resultar abrumador pensar en ello además de tener que cuidar a un recién nacido, con el apoyo de las personas que te rodean y los productos adecuados, debería ser manejable.
 
Lo más importante que debes recordar es cambiar tus toallas sanitarias con frecuencia para prevenir infecciones y mantenerte alejada de los tampones hasta que un doctor te diga que puedes volver a usarlos sin peligro. Si aún no estás segura, te recomendamos que cheques nuestros consejos sobre el uso de tampones después de dar a luz.
 
Es posible que te den toallas grandes de maternidad del hospital para que las uses inmediatamente después del parto y que se encargarán de tu sangrado abundante inicial. Luego, en los primeros días después del parto, una toalla con absorción adicional como Saba® Buenas noches ® Extra puede ayudar. Algunas mujeres prefieren usar ropa interior desechable o reutilizable para estar más protegidas. ¡De esta manera, puedes evitar que aparezcan sorpresas accidentales en tu ropa interior favorita!
 
Cuando empieces a tener menos flujo, puedes usar tu toalla favorita, como nuestra Saba® ultra invisible®. Después de unas semanas, es posible que solo necesites una ligera protección como nuestros protectores Saba® diarios® largos para cuidar de tu flujo.
 
Si estás experimentando algunos goteos involuntarios de orina (también conocidos como incontinencia ligera), así como quitar el flujo postparto, puedes probar nuestros protectores Saba® diarios® + protección que te protegen contra los flujos de cualquier tipo (sí, incluso la orina).

¿Cuándo debes consultar a un médico sobre el flujo postparto?

Todas experimentamos quitar los loquios de una manera extraña y maravillosamente diferente. Puede ser complicado e inesperado, pero tu cuerpo se curará a su propio ritmo y por lo general, no hay nada de qué preocuparse. Sin embargo, hay un par de cosas para tener en cuenta, ya que es posible que necesites atención médica.
 
Habla con un médico si el sangrado empapa una toalla sanitaria pesada en menos de una hora o si el sangrado intenso no disminuye unos días después del parto. Si tienes coágulos muy grandes o una gran cantidad de ellos, podría significar que tu útero está teniendo problemas para volver a encogerse a su tamaño original.
 
 
Aquí hay algunos otros síntomas a los que debes prestar atención:
  • Señales de infección, como flujo con mal olor
  • Fiebre alta o escalofríos
  • Piel fría y húmeda
  • Sangre que todavía es de color rojo brillante y espesa en la segunda semana
  • Una sensación blanda en uno o ambos lados de la barriga.
  • Sensación de mareo o desmayo
  • Un latido cardíaco acelerado e irregular.
 
Cuando se trata del flujo postparto, todo lo que puedes hacer es ser paciente y tomarte el tiempo para permitir que tu cuerpo y tu mente se recuperen. Trata de cuidarte a tí misma encontrando tiempo para priorizar tu propio bienestar, pidiendo ayuda a las personas que amas y cuando tengas dudas de qué producto usar, ¡no hay nada que una toalla superabsorbente no te pueda ayudar!
 
Si quieres más información sobre lo que puede suceder después de dar a luz, checa nuestros artículos sobre cómo cambia tu vagina después de dar a luz y cuándo esperar tu primer periodo después del embarazo.

Cláusula de responsabilidad médica

La información médica de este artículo se proporciona solo como un recurso de información y no debe utilizarse ni depender de ella para fines de diagnóstico o tratamiento. Consulta a tu médico para obtener orientación sobre una afección médica específica.