¿Cómo hablar con mi hijo sobre la menstruación?
Saba® te informa.

Tal vez en casa tienes a tus dos hijos: una niña y un niño. Con el tiempo, ambos comenzarán a crecer y durante la adolescencia, observarán cambios en sus cuerpos.

Aquí te dejamos una guía para que puedas explicarle a tu hijo varón sobre los cambios que tendrá su hermana, para que pueda entenderla, apoyarla y lo más importante: hacerla sentir cómoda.

Háblale del tema de forma natural.

Si tu hijo está en la edad de 8-10 años, lo más seguro es que en la escuela vea el tema de forma general. Si durante la hora de la comida platican sobre lo que aprendió en la escuela y menciona este tema, ¡es momento de platicarle! Cuéntale que es un proceso natural que todas las mujeres pasan, incluso si eres mamá puedes contarle tu experiencia y cómo durante los meses que él estaba en tu barriguita, tu menstruación paró. Cuanto más entienda sobre la menstruación desde pequeño, no le sorprenderá o asustará ningún comentario en el futuro.

Explícale los cambios que puede tener su hermana.

Si tu hija es mayor que tu hijo, puede que inicie la pubertad muchos años antes que él, por lo que será importante que le cuentes a tu pequeño sobre los cambios que verá en su hermana durante la adolescencia, para que la comprenda y no le haga burlas. Recuerda que tu hija estará pasando por una etapa complicada, donde se podría aislar y sentir incomprendida, por lo que las bromas y comentarios sobre su cuerpo pueden hacerla sentir mal.

¡Son accidentes!

En ocasiones, durante los primeros periodos, tu hija puede llegar a tener accidentes por colocar mal su toalla, o al llevarla más horas de las que debería. Si tu pequeño llega a notar alguna mancha o accidente, cuéntale que es algo normal, a fin de que no se asuste y pueda apoyar a tu hija en el futuro.

¡Hagan el súper juntos!

Un momento que puede mostrarle a tu pequeño lo normal que es la menstruación es cuando hacen el súper. Pasa por la sección de higiene femenina y muéstrale cómo algunas chicas hacen compras. Esto le hará entender que es un tema como cualquier otro y que no debe sentirse incómodo al respecto.

Respeta su privacidad.

Puede ser que algunos niños sientan vergüenza de tocar ese tema con sus papás, ¡dale su espacio e inténtalo en alguna otra ocasión!

Sigue la rutina de cuidado íntimo diario