Saba® te informa

Además de los granitos, los cambios de humor, los antojitos y la fatiga, uno de los síntomas más característicos del Síndrome Premenstrual son los cólicos menstruales, ¿pero qué sucede cuando tienes dolor de espalda?

El dolor en la espalda baja, también conocido como dismenorrea primaria, es provocado por las contracciones en el útero. ¿Por qué? Cada mes tu cuerpo genera un grueso recubrimiento uterino, llamado endometrio, en preparación para recibir un óvulo fertilizado. Pero, en caso de que el embarazo no ocurra, los niveles de estrógeno y progesterona caen, lo que le señala al cuerpo que elimine el endometrio, y la forma en la que lo hace es contrayéndose.
 
Además, si tu útero tiene contracciones muy fuertes, puede presionar vasos sanguíneos cercanos, lo que puede cortar el suministro de oxigeno a los músculos próximos, por eso el dolor abdominal se transmite a la espalda baja o incluso a los muslos.
 
Esto es algo conocido como dolor referido, que es cuando el dolor llega a sentirse en una parte del cuerpo distinta a dónde se originó. La razón por la que el dolor comienza antes de tu periodo, al igual que el resto de los síntomas del Síndrome Premenstrual, es porque las hormonas están descendiendo y el útero se está preparando.
 
Una forma de calmar el dolor es tomando un baño caliente o usando los parches térmicos Saba®  sobre tu vientre. Además, disminuye los alimentos ricos en sal o cafeína. Y aunque sientas que no tienes mucha energía, el ejercicio también puede ayudarte a sentirte mejor en general.
 
Si siempre has tenido dolor menstrual en la espalda baja, probablemente no sea algo de lo que debas preocuparte. Pero si el dolor te impide realizar tus actividades normales, va incrementando en cada periodo o notas un cambio repentino en estos síntomas, lo mejor es que consultes a tu médico.