Saba® te informa

Probablemente lo hayas oído mencionar, pero ¿qué es exactamente la endometriosis?

El endometrio es otra palabra para el revestimiento del útero que se desprende todos los meses como parte del flujo menstrual. La endometriosis es una afección en la que un tejido similar al que crece dentro del útero comienza a crecer en otras partes del cuerpo. El cuerpo intentará deshacerse del tejido, pero como no tiene a dónde ir, puede causar mucho dolor.
 
Las mujeres lo han descrito como "un demonio que se abre camino fuera de mi pelvis" y "un elefante con tacones de aguja, pisoteando mi útero".
 
El tejido a menudo se encuentra creciendo en los ovarios, las trompas de Falopio, dentro del revestimiento del abdomen e incluso en el intestino o la vejiga.
 
Sin embargo, los efectos que puede tener no son solo físicos. “Para mí, la endometriosis ha cobrado factura tanto mental como emocionalmente”, nos dijo una mujer. Esto es especialmente difícil dada la situación mundial actual, que ha hecho que el acceso a los tratamientos sea más difícil de lo habitual.

¿Qué causa la endometriosis?

La genética y ciertas toxinas en el medio ambiente son ​​posibles causas de endometriosis. También hay problemas que te ponen en mayor riesgo, como antecedentes de infección pélvica o algo conocido como menstruación retrógrada. Esta es una condición en la que la sangre de tu periodo comienza a ir "hacia atrás", en lugar de salir de la vagina, fluye de regreso a través de las trompas de Falopio hacia la cavidad pélvica. Esta sangre contiene células endometriales, que luego se adhieren a las paredes pélvicas y a otros órganos, donde continúan espesándose y sangrando durante cada ciclo menstrual.

Los signos y síntomas de la endometriosis

Los signos y síntomas de la endometriosis son variados: algunas mujeres pueden verse gravemente afectadas, mientras que otras pueden tener muy pocos síntomas notables, ¡o ninguno en absoluto! Los síntomas van desde cansancio extremo e infecciones frecuentes por candidiasis hasta infertilidad. Busca más información en nuestro artículo sobre cómo la endometriosis puede afectar la fertilidad.

Tu periodo y la endometriosis

Cuando estás en tu periodo, el cuerpo le indica a todo el tejido del endometrio que comience a desprenderse. Si tienes endometriosis, el tejido fuera del útero no tiene adónde ir (a diferencia del tejido menstrual, que sale a través de la vagina con su flujo). Esto conduce a periodos irregulares y muy abundantes, así como a inflamación y dolor extremo en la barriga y la pelvis. En algunos casos, da lugar a cicatrices o quistes.

Dolor de endometriosis

Otro síntoma de la endometriosis es el dolor. Puede ser dolor en la parte baja de la barriga o la espalda que empeora durante tu periodo, durante o después de tener relaciones sexuales; dolor menstrual intenso que te impide realizar tus actividades diarias normales, al orinar o defecar durante tu periodo. Incluso puedes sentirte enferma o experimentar estreñimiento, diarrea o sangre en tu orina durante tu periodo. Todas estas cosas pueden ser aterradoras de notar, pero es solo tu cuerpo el que te hace saber que algo está sucediendo y que necesita tu atención.
Me volvía loca. Me preguntaba cómo era posible estar tan enferma todo el tiempo, todos estos síntomas sucedían a la vez.

¿Cómo se trata la endometriosis?

Aunque la endometriosis es una afección crónica (lo que significa que persiste durante mucho tiempo), existen formas de controlarla. Los antiinflamatorios de venta libre, como el ibuprofeno, se utilizan a menudo para controlar el dolor. La píldora anticonceptiva combinada también puede ayudar, ya que impide la liberación de óvulos, lo que hace que los periodos sean más ligeros y menos dolorosos.
 
En términos de tratamientos quirúrgicos, la cirugía de ojo de cerradura puede mejorar los síntomas y la fertilidad, mientras que algunas mujeres pueden eventualmente decidir someterse a una histerectomía, lo que significa extirpar el útero.

Diagnóstico de endometriosis

La endometriosis puede presentarse con muchos síntomas diferentes y tardar años en diagnosticarse; el promedio es de 7.5.  Algunas mujeres con endometriosis padecen una variedad de síntomas que pueden ser difíciles de manejar y que obstaculizan su vida al máximo. Por eso, para algunas, un diagnóstico puede ser una fuente de alivio.