¿La menstruación se sincroniza?
Saba® te informa.

Comúnmente se dice que cuando las mujeres convivimos o tenemos relaciones cercanas, nuestros períodos se sincronizan. Seguro al leer esto ya pensaste en tu mejor amiga, mamá, o en tu hermana, pero… ¿esto es un mito o una realidad?

La sincronización de los periodos de las mujeres fue demostrada en una investigación hecha en 1971. En ese año, una investigadora pidió a 135 mujeres que vivían en una residencia universitaria que mantuviera un registro de las fechas de inicio y fin de sus periodos. Y, ¿qué crees?, al final todas habían experimentado una especie de sincronización. 

Pero, ¿por qué sucede esto?, ¿qué clase de brujería nos ocurre cuando estamos juntas? La respuesta aún no es clara. A pesar de ser un fenómeno que aún se investiga todavía no se ha podido llegar a una respuesta concreta. 

Hay varias explicaciones:

La hipótesis de las feromonas

La idea de que las reglas se sincronizan nació a principios de los años 70, cuando la psicóloga Martha McClintock observó ciertos patrones curiosos en los grupos de mujeres. 

Según McClintock, la culpa de todo es de las feromonas, unas sustancias relacionadas con la reproducción que algunos animales emiten para mandar mensajes y alterar el comportamiento ajeno. La hipótesis de esta psicóloga supone que el ciclo menstrual de una mujer se altera cuando capta con el olfato las feromonas de otra. Y viceversa, a la otra mujer le pasa lo mismo, de manera que ambos ciclos se van equilibrando hasta coincidir. 

Probablemente al día de hoy los científicos todavía no se ponen de acuerdo acerca de la sincronización del periodo, porque hay tantos estudios que muestran que esa sincronización es real, como tantos hay que dicen lo contrario. ¿Tú qué opinas al respecto? ¿Te ha pasado con alguna amiga?

La hipótesis de: en la primavera, la sangre altera

Otra hipótesis que defiende la teoría de la sincronización no se fija en la influencia directa entre mujeres, sino en la influencia ambiental. ¿Qué quiere decir esto? 

Cuando varias mujeres conviven o pasan mucho tiempo juntas es porque tienen actividades comunes y, por lo tanto, ritmos parecidos. Es decir, que tú y tus compañeras de la escuela tienen los mismos horarios, hacen las mismas actividades en el mismo sitio, se exponen a las mismas temperaturas y reciben la misma cantidad de luz solar. 

Por lo tanto, todas estáis bajo los mismos estímulos ambientales. Así que vuestros organismos se adaptan de maneras similares y, con el tiempo, surge la sincronización.

La simple casualidad

Ambas hipótesis son curiosas, pero lo cierto es que la explicación más aceptada por los especialistas es la de la pura y aburrida casualidad. No se ha podido demostrar lo contrario ni hay pruebas concluyentes de sincronización.