¡Enséñale a tener una buena rutina íntima!

Saba te informa.

Para muchos padres, explicarles a sus hijos acerca de la limpieza de los genitales y su función suele ser un tema incómodo y hasta vergonzoso. Es común que dada esta situación algunos intenten aligerar la situación usando apodos como “cosita” o “pipí”, esto lo que logra es que los niños no conozcan de manera exacta el nombre de cada parte de su cuerpo y estén mal informados de su cuidado. Hoy nos centraremos específicamente en la importancia de romper estos tabúes y enseñar a tu hija a tener una buena rutina de higiene íntima.

Como ya mencionamos, el primer paso es que ella conozca el nombre de sus partes íntimas: La vagina, la vulva, los labios mayores y menores. Sentarse con ella y usar un dibujo de referencia puede ayudarte mucho a explicarle cuál es la ubicación y función de cada una. Una vez realizado esto puedes comenzar con estos aspectos básicos de una correcta limpieza:

👉🏻Dado que ir al baño es algo que diariamente hacemos, mostrarle la manera adecuada de limpiarse después de orinar o defecar no le tomará mucho tiempo de aprender. Una de las cuestiones básicas que hay que saber es que debe limpiar sus genitales de delante hacia atrás. Así, se previene que restos de las deposiciones se asienten en la vulva y proliferen las bacterias procedentes del intestino. Después de defecar hay que limpiarse bien, utilizando papel higiénico suficiente, de forma que no queden restos. Se les puede indicar que el último trozo de papel usado deberá quedar limpio.

👉🏻Es muy importante que entienda la importancia de secar bien la zona genital, así como los pliegues de los labios y los glúteos después de la ducha o la alberca, ya que dejar humedad en esta zona favorece la proliferación de hongos y bacterias.

👉🏻Recuérdale que antes y después de ir al baño debe siempre lavarse las manos con agua y jabón. Este hábito es especialmente importante ya que con esto se evitan enfermedades infecciosas que se transmiten por vía oral-fecal a través de las manos.
Es probable que al principio sea necesario que supervises a tu pequeña hasta que ella logre hacerlo bien, pero cuando ella lo haga por sí misma le habrás dado herramientas que cuidarán de su salud toda la vida 😉.

SHARE
Pregúntale a la Experta