Habla con tus hijos acerca de su intimidad

Saba te informa.

El cuerpo está involucrado en acciones que pueden ser públicas o privadas. Enseñarle a tus hijos acerca de la privacidad del cuerpo le ayuda a desarrollar un sentido de intimidad y respeto por sí mismos, debes hacerles entender que hay acciones que no deben salir de lo privado, que son individuales y que pueden participar otros sólo si tienen su consentimiento.

Y así como hay acciones privadas (cambiarse de ropa) hay espacios privados (el baño) donde las podemos hacer. Del mismo modo, debes enseñarles que las personas deben respetar entre sí nuestras acciones privadas y nuestros espacios privados. Muchos niños reciben mensajes confusos sobre este tema, puesto que muchas veces por ser menores, los adultos suelen saltarse esto de la privacidad y son capaces de abrir la puerta del cuarto mientras los niños se cambian, entrar al baño sin avisar o suelen cambiarlos de ropa frente a otras personas. Lo privado es válido tanto para adultos como para niños. Los niños debe saber que los demás deben respetar sus espacios y acciones íntimas.

Otra cosa muy importante que debes hablar con ellos es acerca de su sexualidad, la educación sexual empieza por el reconocimiento del cuerpo, sus partes y sus funciones. Desde temprana edad los niños comienza a conocer su cuerpo y el de los otros, comparan y hacen preguntas. Aquí es importante hablar con naturalidad, enseñando el nombre correcto de las partes del cuerpo, igualmente, le debes permitir a tus hijos expresar su curiosidad sobre el cuerpo y la sexualidad, adecuando la información que le proporciones a sus inquietudes, capacidad de comprensión y edad.

En general, los niños merecen saber que su cuerpo es fabuloso, pues a través de él se experimentan a sí mismos y al mundo. Pero también es importante que no dejes de explicarles cómo distinguir entre una situación riesgosa y anormal. La clave de toda prevención es crear un ambiente de confianza y comunicación que invite a tus hijos a expresar sus dudas y experiencias. Parte de esta prevención es que tus hijos aprendan a querer, cuidar y defender su cuerpo porque es suyo y de nadie más.

SHARE
Pregúntale a la Experta