Los cambios físicos en la adolescencia

 

Saba te informa.

Con la llegada de la pubertad también se presentan cambios importantes en el cuerpo, que no solo tienen que ver con la estatura o la apariencia externa, sino algunos menos perceptibles que indican que el cuerpo de tu hija, al igual que su mente, se está desarrollando.

Como resultado de la segregación de hormonas, como el estrógeno y la progesterona, a través de la hipófisis, se presentan los siguientes cambios:

Acné: Más grasa en la piel provoca que le aparezca acné en la cara, la espalda y el pecho.

Sudor: Empezará a sudar más y desprender algunos olores, producto del trabajo que están realizando sus glándulas sudoríparas.

Senos: Sus senos comenzarán a crecer y puede experimentar un poco de dolor en esta zona.

Vello: El vello comienza a crecer en las axilas, las piernas, los brazos y alrededor de la vagina, e incluso encima de su labio superior.

Caderas: Esta área se ensanchará, ya que debe prepararse para que el proceso de concebir bebés sea más sencillo. Además se acumula grasa en el estómago, las piernas y los glúteos.

Órganos genitales: Las hormonas estimulan la maduración de estos órganos.

Periodo: comienza el ciclo menstrual con la primera menstruación. Esto también es un indicador del inicio de la madurez sexual, ya que los ovarios empiezan a producir óvulos.

Son muchos cambios ¿no crees? Algunos son sencillos y otros no lo son tanto, lo importante es enseñarles a nuestras hijas que todos son perfectamente normales y manejables.

Recuerda que ante cualquier duda puedes consultar a una especialista, para que te ayude a resolver tus inquietudes.

SHARE
Pregúntale a la Experta