Te desmentimos 5 mitos sobre la masturbación

Saba® te informa.  

 

La masturbación consiste en tocarse para obtener placer sexual y es absolutamente normal, ¡muchas personas lo hacen! Incluso si no lo dicen, es muy común en personas de cualquier género y edad.

 

Las personas se masturban por diferentes motivos: porque los ayuda a relajarse, porque desean comprender mejor su cuerpo, porque desean liberar tensión sexual o porque su pareja está lejos. Sin embargo, la mayoría de las personas se masturban porque se siente bien. 

 

Pero como toda práctica sexual, ésta también tiene algunos estigmas que la hacen prohibida. Hoy te desmentimos 5 mitos sobre la masturbación, ¡toma nota! 

“Tiene repercusiones en la piel”

Masturbarse sí tiene repercusiones en la piel, pero positivas. Cuando nos masturbamos nuestro cuerpo se relaja, los vasos sanguíneos se dilatan y, por lo tanto, el riego sanguíneo aumenta, mejorando la piel y su oxigenación. 

“ La masturbación te hace estéril”

No hay evidencia científica que señale que masturbarse afecte negativamente a la fertilidad, las mujeres no pierden sus óvulos con la masturbación, sino de una manera bastante menos placentera (te damos una pista: lo experimentas cada mes).

“ Es malo masturbarse durante la menstruación”

El orgasmo es un analgésico superpotente, así que, durante la menstruación, se recomienda tener sexo en general. Y eso incluye la masturbación.  El efecto analgésico de la oxitocina y la serotonina ayudan a afrontar los dolores menstruales.

“La masturbación hace que disfrutes menos del sexo”

La masturbación permite conocer mejor nuestro cuerpo y saber dónde tocar para provocar más placer y eso ayuda a mejorar y potenciar las relaciones sexuales.

“Reduce las infecciones del tracto urinario”

No hay evidencia científica que señale que la masturbación reduce la infecciones urinarias. Lo que sí es cierto es que, en el caso de la mujer, con la masturbación las paredes vaginales se mueven y se expulsan fluidos y mucosidades. Además, el cuello del útero se abre y se moviliza. Todo ello puede ayudar a prevenir y eliminar bacterias que se pueden alojar en la zona y que pueden provocar infecciones.

 

Sigue conociendo tu cuerpo y desmintiendo mitos con prácticas sanas 💕.

SHARE
Pregúntale a la Experta