Saba® te informa.

Probablemente tu escenario ideal durante tu menstruación sea tomar una cobija y acurrucarte para descansar, por lo cual hacer ejercicio te puede parecer muy incómodo e incluso pesado. 

La realidad es que entre más activa te mantengas y entre más regular sea tu rutina de ejercicio, tus periodos serán más sencillos de manejar y con menos malestares. 

Aquí te brindamos algunos datos de los beneficios de ejercitarte durante tu menstruación y lo que debes tomar en cuenta para sentirte cómoda.

Te ayuda a controlar tus cambios de ánimo: cuando nos ejercitamos nuestro cuerpo produce endorfinas, también llamadas “hormonas de la felicidad”, que actúan como analgésicos naturales en nuestro sistema al mismo tiempo que mejoran nuestro humor .

Tienes más energía: en la semana de tu periodo y una semana después, tu cuerpo genera hormonas, dándote un estímulo natural de energía. Quizá no lo sientas por los malestares propios de la menstruación, pero tu cuerpo está en las condiciones para tener una sesión de ejercicio.

Lleva la protección adecuada: para estar cómoda, necesitas sentirte segura y ahora puedes estar tranquila para moverte sin limitaciones con la línea de protectores y toallas Saba® V- Sport ultradelgada larga. Cuentan con canales de distribución y materiales respirables que permiten el paso del aire, alejando la humedad para que te sientas ultra cómoda al entrenar.  ¡No detengas tu rutina por nada!

Elige la mejor opción para ti: si definitivamente no te sientes con el ánimo de realizar una sesión de cardio, el yoga puede ser una excelente opción para relajar tu cuerpo y tu mente.

Date un descanso: si de cualquier forma no te sientes cómoda para hacer deporte, no seas demasiado dura contigo misma. Los ejercicios de baja intensidad como una pequeña caminata también pueden ayudarte a reducir los malestares.

Escucha a tu cuerpo: si al momento de ejercitarte sientes náuseas, disminuye la intensidad del ejercicio o, si el malestar es muy fuerte, tómate un descanso ese día.

Mantente hidratada: ten siempre tu botella de agua a la mano mientras te ejercitas y disminuye tu consumo de sal, ya que el exceso de sodio provoca retención de líquidos.

Como recomendación final, si muy a menudo tus periodos te impiden realizar tus actividades habituales, lo mejor es que consultes a tu ginecólogo para revisar que no se trate de nada serio.

Así que ya lo sabes, ¡ponte en movimiento y te sentirás mucho mejor!