Saba® te informa

Si alguna vez has sentido un aumento de calor intenso a través de tu cuerpo y esto hace que tus mejillas ardan, es posible que ya hayas experimentado un bochorno. Descubramos más sobre qué es un bochorno durante la menopausia y qué puedes hacer para ayudarlo.

Así como la pubertad y el síndrome premenstrual provocan muchos cambios en nuestro cuerpo, como el crecimiento de vello y cambios de humor, también lo hace la menopausia. Puede resultar extraño sentir que nuestro cuerpo actúa de una manera a la que no estamos acostumbrados y que no podemos controlar, pero la menopausia es un proceso natural que marca el comienzo de un nuevo capítulo en nuestras vidas.
 
A medida que nuestro cuerpo comienza a disminuir suavemente la producción de hormonas durante la menopausia, es probable que experimentemos algunos síntomas. Uno de los más comunes es algo llamado bochornos. Y si bien es posible que algunas de nosotras nunca los pasemos, otras pueden experimentar varios sofocos por día; todas reaccionan de manera diferente durante la perimenopausia y es normal experimentarlos también después de la menopausia.  ¡Echemos un vistazo más de cerca!

¿Cómo se siente un bochorno?

¿Alguna vez has sido felicitada o incluso puesto bajo el foco por algo y sentiste que tus mejillas se inflamaron con calor o que toda tu cara se puso roja? Bueno, ¡un bochorno no es muy diferente de esto! Muchas personas lo describen como una ola de calor repentina que se extiende hacia arriba por el cuerpo, el pecho, el cuello y la cara, lo que a menudo también hace que la piel se enrojezca. 
 
Los bochornos tienden a durar unos minutos, hasta que tu cuerpo finalmente regresa a su temperatura normal.

¿Cuál es la causa de los bochornos?

Los sofocos generalmente aparecen alrededor de la menopausia, por lo que se cree que son causados ​​por los cambios hormonales que ocurren durante este periodo (los niveles de las hormonas estrógeno y progesterona en tu cuerpo disminuyen). Como resultado, es normal que la temperatura de tu cuerpo fluctúe y, a veces, produzca una reacción en forma de sofocos.
 
Los bochornos pueden ocurrir en cualquier momento del día o de la noche, sin que puedas hacer mucho para controlarlos, ¡cómo ocurre con la mayoría de las reacciones hormonales! Pero existen algunos desencadenantes externos como la comida picante, la cafeína, el tabaquismo, el alcohol, la ropa gruesa y ciertos tipos de medicamentos. Aunque esto no significa que debas cortar por completo tu curry favorito o regalar tu amado tejido grueso todavía, hay muchos consejos y trucos que pueden ayudarte a controlar tus bochornos.

¿Hay algún consejo para reducir los bochornos?

Si bien los bochornos pueden no ser ideales, no son un signo de nada malo. De hecho, son solo tu cuerpo que te dice que está atravesando la transición natural de la menopausia. ¡Tampoco durarán para siempre! Pero si encuentras que tus bochornos se están volviendo demasiado problemáticos, entonces puedes probar estos consejos para ayudar a aliviarlos:
 
  • Usa ropa que esté hecha de telas transpirables y vístete en capas; de esta manera, si comienzas a sentir calor, puedes quitarte rápidamente una prenda.
  • Mantente fresca por la noche: usa sábanas de algodón en tu cama en lugar de sábanas sintéticas.
  • Usa una compresa fría, un ventilador o un aerosol de enfriamiento para ayudar a aliviar el calor.
  • Si sabes que eres susceptible a ciertos factores desencadenantes, como el alcohol o el café, intenta evitarlos. Si todavía te apetece el sabor del café por las mañanas, ¡también puedes cambiar al descafeinado!
  • Habla con tu médico sobre posibles tratamientos médicos como la terapia de reemplazo hormonal (TRH).
 
Aunque probablemente nadie sea fanático de los bochornos, son un síntoma increíblemente común durante la menopausia, ¡solo habla con tus amigas, madre o tías! Si tus bochornos te hacen sentir cohibida, ansiosa o estresada, también puedes intentar ejercicios de respiración, visualizaciones o incluso meditación; después de todo, manejar tus sentimientos puede ayudarte a enfrentarlos mejor.
 
Y no importa qué truco te ayude mejor a lidiar con los bochornos, también es bueno recordarte a ti misma que no son permanentes, sino sólo una señal de que tu cuerpo se está preparando para una nueva fase maravillosa. Para continuar leyendo sobre los cambios en la menopausia, consulte nuestro artículo sobre cómo cambiará tu cuerpo después de la menopausia.

Cláusula de responsabilidad médica

La información médica de este artículo se proporciona sólo como un recurso de información y no debe utilizarse ni depender de ella para fines de diagnóstico o tratamiento. Consulta a tu médico para obtener orientación sobre una afección médica específica.